viernes, 31 de mayo de 2013

Patucos a ganchillo

Publicado por Nina Petit
Hoy he intentado hacer unos patucos de bebé.

No por nada en especial... No hay ningún bebé a quién ponérselos.

Simplemente, me parecen una monada, y quería aprender a hacerlos. Y como siempre que intento aprender algo... Chapuceitor aparece en escena.  Quizás debería cambiar el nombre del blog a "Las cositas de Chapuceitor" o alguna cosa similiar. ¿No?


Ya sólo en la suela se pueden ver fallos... Me sobraban puntos. Pero no voy a mentir; no me apetecía deshacer todo y volver a hacerlo de nuevo, así se quedó...
Claro está que con esa filosofía es normal que quedaran mal; yo suelo ser perfeccionista con lo que hago, y mi Lado Oscuro Perfeccionista me decía que lo deshaciera... Es más, estaba sacando ya el látigo y las botas de cuero para castigarme; pero mi lado perezoso y chapucero (más conocido como Chapuceitor) le dijo que se fuera a tomar un Gin Tonic, que él invitaba. (No me gustan los Gin Tonic, pero a mi lado oscuro perfeccionista sí debe gustarle, porque me dejó a merced de Chapuceitor). El día que Chapuceitor y mi Lado Oscuro Perfeccionista tengan una pelea de barro, no sé quién ganará; pero promete ser interesante.
Pero eso es otra historia...

Poco a poco, con más o menos fallos terminé las suelas. Y comencé con el cuerpo del patuco...Y comenzaron mis problemas...
Si ya en las suelas hay fallos, no os quiero ni contar los que hay en el cuerpo...

Para empezar, la boca del patuco me queda más grande que en el tutorial, no sé por qué si yo he hecho lo mismo que ella... (para quien no lo sepa el tutorial es de Lanas y Ovillos)Igual que sobrarme hasta cuatro puntos. ¡CUATRO! Y claro, el resultado es el resultado.


Este es el primero que acabé... Como la boca quedaba demasiado grande, le puse esa tirita de otro color (si algo queda mal desde el principio, una cintita de otro color no lo va a solucionar, esa es la verdad). Y para disimular lo mal que había quedado rematada, le puse esa flor amarilla hecha con lana bebé (nunca me había desesperado tanto con un ovillo...Qué desastre de hilo.)

Y como era de esperar, este desastre no lo solucionaba ni la Magia Insoldable de Narnia... Pero aún viendo como había quedado el primer patuco, no podía dejarlo solito, y comencé con el otro.
Este primero me habían sobrado hasta cuatro puntos por vuelta, por suerte, en el segundo sobró sólo uno. 


Las fotos están hechas para intentar disimular los fallos y las deformidades lo mejor posible; no os voy a engañar. 

Lo cierto es que si los ves en las fotos, parecen hasta graciosos... 


Me inspiran mucha ternura... Será por que son pequeñitos...

 

Yo prometo mejorar... 

En mi defensa diré que no me siento capacitada todavía para unos patucos, mi nivel de habilidad con el ganchillo es básico, pero básico, básico. Sin embargo los patucos ya están a otro nivel. A pesar de los errores, estoy contenta con el resultado, están mejor de lo que yo esperaba. 

Lo peor es que he visto muchos otros modelos (más complicados) por Pinterest (he creado un tablero sólo de patucos que podéis ver aquí). Y quiero hacer más... Muchos más...
Así que me temo que mi casa estará llena de patucos sin dueño, de todos los colores. ¡Uhm! Creo que la vecina del portal de enfrente tiene un bebé...Quizás quiera un montón de patucos... 

Es que hacer, hacer, hacer es la única forma de aprender...

Espero que os guste. 

Un saludo



2 comentarios:

COSIENDO NUBES dijo...

Yo no creo q te hayan quedado tan mal, son los primeros.... Pero me he reído mucho leyendo!!!! Me ha encantado tu entrada.
Un besazo

Ade Cosecose dijo...

jajajaj
Me gusta la entrada es muy divertida.
Un truco para aprovechar tanto patuco.
Rellenalos de algodon o de guata, impegnada de tu perfume favorito,o de suavizante para la ropa.y los colocas en el armario,en los cajones y ya me contaras el resultado.
Besos y saludos

Publicar un comentario

 

Le Petit Château Template by Ipietoon Blogger Template | Gadget Review