martes, 11 de febrero de 2014

Manifiesto runner

Publicado por Nina Petit 1 comentarios
Aviso para navegantes: este post va a ser largo...

Hoy me salgo un poquito de lo común en el blog... Pero es que la ocasión lo merece.

Hace unos meses, en realidad muchos, 9 meses ya decidí cambiar mi forma  de vida. Y cómo es esto!? Decidí que ya iba siendo hora de bajar de peso.
Por diversos problemas de salud, llegué a pesar más de lo que mis rodillas podían soportar, y además, por el trabajo, me llevó a tener problemas de sobrecarga e ir a rehabilitación etc, etc...
Además, no me sentía bien conmigo misma.
Ya que he hecho este manifiesto, diré que tengo un problema con la comida. Y lo digo en serio. No es que me guste comer, que también; el problema es otro. Que te guste comer no es un problema; de la comida hay que disfrutar y probar cosas nuevas y... Bueno, me desvío del tema.

Mi problema está en que mis problemas de ansiedad  los intento paliar a base de atracones, comida basura, grasas, bollería... Todo lo que pillara en mi casa; y si sabía que no lo tenía, lo compraba. No sólo la ansiedad, cualquier variación a mi estado de ánimo, es decir, a cada "bajón" le acompañaba un atracón de patatas, bollería industrial, y más patatas...
Podía llegar a comerme dos o tres bolsas de patatas fritas antes de comer y después de desayunar, así, para abrir apetito...Sé que tengo un problema con eso (aún lo sigo teniendo) y estoy trabajando en ello. Llevo 9 meses trabajando en ello. Lo malo de paliar la ansiedad con los atracones, es que luego te sientes peor. Sabes que no soluciona nada, si no que lo complica. No le estás haciendo ningún bien a tu cuerpo, ni a tu mente; pero no puedes evitarlo.

El caso es que en mayo volví a quedarme en paro, con toda la ansiedad que conlleva. Además de que mi médica me diagnosticó un cuadro de estrés que debía solucionar de alguna forma (dicho así por ella). Así que me miré en el espejo y me dije: "por qué no bajas un poquito de peso, cuidas tu alimentación y haces deporte?"; así ya tenía al menos un objetivo, una razón para levantarme de la cama por las mañanas. He de decir que antes de mirarme en el espejo, había pasado una semana entera en la cama sin querer hacer nada con mi vida, y sólo comiendo.

Mi primera decisión fue eliminar la palabra DIETA de mi diccionario. Lo que yo estoy haciendo no es una dieta (aunque es la forma más rápida de explicárselo a la gente y la sigo usando para ellos), lo que estoy haciendo es cuidándome, variar mi mala, malísima alimentación, cuidar lo que como, cuando lo como y por qué lo como. Además de cambiar mis hábitos alimenticios, y comer comida sana, no llenar de porquería la nevera etc, etc... Hago deporte (o lo intento al menos). De mayo a septiembre fue mi auge, luego he ido perdiendo un poco de ritmo.
Salía a correr todas las mañanas (mejorando cada día y aguantando más), bici, ejercicios de abdominales, pesas, y un largo etc...
He de decir que como estaba en paro y disponía de muchísimo tiempo libre, podía hacer ejercicio cuando quisiera. Y llegué a perder 12kg.
Aunque aún me sobran otros 10kg; el cambio ha sido tan fantástico que tampoco me importaría quedarme así, pero para evitar más problemas de rodilla y futuros problemas de salud, seguiré bajando de peso un poquito más (aunque no llegue a esos 10).

He descubierto que el running es mi pasión, me encanta, en el momento en que me calzo mis zapatillas, sólo estamos mi cuerpo y yo... No voy escuchando música, ni pienso en nada que no sea lo que estoy haciendo, es mi momento de desconexión... Escucho a mi cuerpo, lo que me dice... Puedo notar la tensión de la carrera en cada músculo, las piernas me piden más, mi corazón me pide que me relaje... Esos momentos de carrera, en los que sólo estoy yo, mi cuerpo y el camino; son los que mi mente necesita para relajarse.

Ahora que no dispongo de tanto tiempo, y el trabajo nuevo absorbe la mayor parte de mis energías, me cuesta mucho más calzarme las zapatillas.
Y ahí es donde entran Mujeres que corren un grupo e iniciativa creado por y para mujeres que, como a mí, les encanta el running.

La idea surge en la cabeza de Cristina Mitre en febrero del año pasado. Además como ellas mismas dicen:

Le damos sentido a los kilómetros que hacemos a través del proyecto Corre de la Fundación Uno Entre Cien Mil para la investigación de la leucemia infantil unoentrecienmil.org.

Así que... Cómo no ser una de esas mujeres que corren!?
Aunque aún no he convencido a nadie de mi entorno para que me acompañe a ser otra de esas mujeres que corren (ehem...ehem), espero poder hacerlo, por que el running compartido mola más.

Si bien es cierto que yo soy tan lenta como una tortuga coja, y que por culpa de mi asma, el poco avance que había conseguido en estos meses de verano se han ido al traste, espero poder seguir sumando kilómetros, seguir disfrutando de esos momentos de simbiosis con mi cuerpo, disfrutar de todo lo que conlleva el running y disfrutar de la compañía de todas estas mujeres que corren.

Os dejo ahora con el manifiesto que Cris escribió en su momento; por que yo soy una de ellas, por que animo a más mujeres a formar parte... Por que sí, por que correr mola pero más si se hace en compañía.

“Somos mujeres que corren y nos gustan unas zapatillas de running con #colorinos, aunque luego escojamos una malla oscura, porque el negro siempre hace más delgada.
Mujeres que corren que se ponen crema y se perfuman antes de correr, porque nos gusta y nos divierte. Y, además, ¿qué hay de malo en darse unos mimos?
Mujeres que corren y que en las carreras también van al baño de dos-en-dos para decirse “por Dios, no mires”, y la noche previa a la prueba comentan qué se van a poner y dudan entre la manga larga o corta, el pirata o el short.
Mujeres que corren que siempre llevan en la mochila muchos “porsiacasos”.
Mujeres que corren que al llegar a meta se besan y se abrazan porque, ¿de qué sirve una marca si no hay con quién compartirla?
Mujeres que corren que muchas veces tienen que escuchar ese “estás fatal” por levantarse a las 6,30 am para salir a trotar mientras los niños duermen. 
Mujeres que corren que tal vez nunca pensaron que unas zapatillas de correr podrían llevarles tan lejos, pero que creyeron en sí mismas y pensaron que podían, al menos, intentarlo.
Mujeres que corren, convencidas de que esto del running es bueno (¡buenísimo!) y con su pasión han arrastrado a la vecina, a la hermana, a la compañera de trabajo, porque han comprobado que no hay mejor antidepresivo que un buen chute de endorfinas. Saben que correr combate esos kilos de más pero, sobre todas las cosas, refuerza la autoestima. 
Mujeres que corren y disfrutan de su cuerpo bajo la lluvia y el frío, porque no hay mejor plan que estar con amigas devorando kilómetros
Sí, yo soy una de ellas. ¿Y tú?” 
 Yo ya soy una mujer que corre...

Yo lo tengo claro, seguiré sumando kilómetros a mis zapatillas, aunque sea de forma lenta, muy lenta...

Que sepáis que todo esto viene por el entusiasmo del que todavía estoy repleta tras la 10ª quedada de las mujeres que corren, el 1º Aniversario de estas peazo de mujeres, aún no dejo de sonreír después de compartir con esas 300 mujeres un día tan estupendo, a pesar de la lluvia y el frío.

Por que estuve ahí y puedo demostrarlo (de amarillo), por que sí, por que sigo diciendo lo mismo... El running mola!! Y las mujeres que corren más. 





jueves, 23 de enero de 2014

Reunión de Diciembre de El Club Handmade

Publicado por Nina Petit 0 comentarios
Sí, últimamente el único momento que tengo para hacer aquello que da vida y sentido a este blog, es en los días en los que nos reunimos las chicas del club.

Este mes, en diciembre, decidimos cambiar el chip. Somos crafter, si, pero también nos gustan otras cosas.
Con motivo de las fiestas de navidad, como somos muy fiesteras, decidimos organizar un taller que se sale de lo común, de lo que hacemos siempre. A todo el mundo le gusta traer invitados a casa, ¿o no? Y a todo el mundo le gusta tomarse una copita o algo después de las copiosas cenas navideñas, ¿o no? Y a todo el mundo le gusta quedar bien con sus invitados, y que alucinen y disfruten con la comida y, por supuesto, con la copa de después.
Padres, madres, maridos, tíos, sobrinos, hermanos, primos, amigos... A todos ellos teníamos en mente en este taller.


Y... ¡Quieres decirnos de una vez lo que hicísteis, pesada! Estaréis diciendo...
Vale... Pues bueno, decidimos hacer un taller de coctelería.

¿A que mola, eh!?


Para este taller contamos con la colaboración de César, un crack de la coctelería, que nos cedió su  tiempo y nos abrió las puestas de su magnífico pub para que nosotras, un grupo de locas, aprendiéramos un poquito (lo básico) para dejar a nuestros invitados con la boca abierta.

Tras la amena parte teórica, en la que descubrimos el origen de la coctelería, y la importancia de los detalles para sacarle el máximo partido a nuestros licores; empezamos la parte más divertida y la más esperada... La parte práctica.


La elaboración de los cócteles nos tenía fascinadas a todas... Todo el mundo se ha hecho alguna vez una copilla, pero esto es de otro mundo, en serio... Es fantástico, nada que ver con el kalimocho malo de las fiestas de mi pueblo (¡Qué exagerada puedo ser a veces!)


Para mí, mi favorito fue el mojito, es el más fácil de preparar, es el más intuitivo, no tiene medidas... 
Si a estas alturas no os habéis enterado de que las medidas y la precisión no va conmigo, deberíais repasar las entradas anteriores de mi blog para comprobarlo. 
El mojito es una bebida de ensayo y error, y si encima le añades que me a mi me encanta el ron pues... Ya tenéis mi bebida favorita jejeje


Obviamente, el cóctel estrella fue el gin tonic... A mi no me gusta en absoluto, lo he intentado pero me parece asqueroso (con perdón para aquellos a los que le guste); pero como se ha puesto tan de moda, que hasta las palomas del parque de mi barrio lo toman, aunque no tengan ni idea ni de qué lleva, pues no podía faltar en un taller.


 También hicimos margaritas, y un delicioso cóctel con Baileys que me encantó. Fue una mañana estupenda, me lo pasé genial y aprendí un montón. Descubrí todo un mundo nuevo para mí y eso no tiene precio. 

Sí, se salió de lo normal, de lo que estamos acostumbradas, pero fue una experiencia magnífica que me encantaría repetir en otra ocasión (quizás deberíamos preguntarle al cocinero del pub si nos hace un mini taller de tapas o hamburguesas). Por que no todo son lanas y telas...


Termino con una foto de grupo de las felices participantes del taller. 

Fue un placer veros de nuevo, chicas. 

Espero que os haya gustado. 

Un saludo 

 




sábado, 11 de enero de 2014

Reunión del Club Handmade (sí, he perdido la cuenta)

Publicado por Nina Petit 0 comentarios
La reunión del Club de noviembre las jefas decidieron dedicarla a la Navidad.
Y esta vez me tocó hacer de profesora. No sé si lo hice muy bien, la docencia a mi no se me da bien; y eso es así.


Mi labor era enseñar a mis compañeras del Club a hacer una guirnalda de fieltro. Para eso usamos figuritas como estrellas, pinos, copos de nieve, etc... Todo con colores muy navideños.
La labor era sencillita, así que no tardamos en ponernos a hablar de gatos y cosas varias mientras hacíamos las guirnaldas. Hablamos de nuestros planes de Navidad, de las navidades pasadas...
Vamos, todo menos hacer lo que teníamos que hacer.



Eh! Pero que al final la acabaron, pero deja claro que soy mala profe, entretenía a las alumnas jejejeje

Me gustan estos domingo, es lo mejor del mes. Juntarme con las chicas, compartir historias, hacer cositas... Es mi momento para mí, algo que últimamente no puedo disfrutar como querría.


Pero hablemos un poco más sobre la guirnalda... En realidad tiene varios usos. Puedes hacer una guirnalda o bien usar los motivos como adornos para el árbol de Navidad.
E incluso las hicimos en 3D, uniendo dos figuras con un pequeño corte.
A mis alumnas les encantó.


Como anécdota diré que se nos acercó una niña pequeña, que estaba visitando el Matadero con sus padres y le gustó lo que estábamos haciendo y se incorporó con nosotras. Así que se llevó una estrella de fieltro como recuerdo de su visita.

Fue divertido, y una experiencia que no se me olvidará, si en otro momento me toca ser profe en el Club, intentaré ser mejor profe de lo que he sido en este y no entretener a mis alumnas, ni irme a tomar una cocacola y dejarlas solitas recortando figuritas.

Espero que os guste.











viernes, 10 de enero de 2014

Corona de ganchillo

Publicado por Nina Petit 2 comentarios
En Halloween decidí disfrazarme, junto con  Lara, de Reina malvada. El caso, es que estuvimos bastante tiempo buscando una corona que cumpliera con nuestras espectativas. El resto del traje obviamente ya lo tenía. Como no encontrábamos más que coronas de Reyes Magos y coronitas de princesas repipis decidimos que lo mejor y más rápido sería hacernos nosotras mismas las coronas...  ¿Qué clase de crafters seríamos si no? Así que cada una en su especialidad, nos pusimos a ello.

Busqué un patrón que me gustara (y no fuera muy complicado por que tampoco tenía mucho tiempo) e hice la corona con un color parecido al corset de mi disfraz.

Y este es el resultado:


La fiesta duró casi menos que lo que me costó hacer la corona, pero oye! "que me quiten lo bailao". 
Me hizo muchísima ilusión ser capaz de hacerme algo para mí, y que quedara bien (por fin). 

Como a toda Reina Malvada que se precie, no se nos podía olvidar la manzana, la teníamos, y de verdad jajajaja

 
La corona de Lara es de Reina más Malvada que la mía, yo estoy en prácticas de maldad jajajaja

Espero que os guste. ^_^


viernes, 15 de noviembre de 2013

Mis pinitos en el Scarpbooking

Publicado por Nina Petit 0 comentarios
Sé que llevo muchísimo sin actualizar en el blog. En concreto desde julio...

Y sí, sé que me prometí a mí misma que no dejaría abandonado el blog (de nuevo). Pero en esto no soy muy constante; al igual que tampoco soy constante en lo que a temas craft se refiere. De hecho, la última vez que hice algo de ganchillo fue el famoso biquini. Prometí a mi sobrina hacerle otro, y lo tengo a medias... Soy un completo desastre.

A pesar de todo... No he estado ociosa. He seguido haciendo mis cosillas...

Como por ejemplo...


 ¿A qué es una monada?


 Lo hice en la  reunión del Club (que ya ha cumplido su primer añito) de septiembre.

Fue otra mañanita estupenda con mis chicas. Ya no concibo un mes sin quedar con ellas.
Aunque cada vez sea más difícil juntarnos, o que haya tanta afluencia como al principio. Aún así, es genial juntarte de vez en cuando, olvidarte de lo cotidiano, y tener un ratito para tí, para lo que te gusta...


Mi profe fue Bea que es una profe fantástica.

Qué aplicadas parecemos, ¿eh?


 Tenemos una profe muy guapa y buena (¿pelota yo?)



En esta reunión, además, estrenamos una maravillosa guirnalda con nuestro nombre. ¿A que es preciosa?

Voy a procurar actualizar más a menudo, ser menos intermitente y darle un poco de continuidad al blog.
Además, pronto se acerca algo especial, y hay que hacer algo especial, obviamente.



jueves, 25 de julio de 2013

Exposición de 색동 (Saekdong) o punto coreano

Publicado por Nina Petit 0 comentarios
Del 11 al 17 de julio hubo en el centro cultural coreano una exhibición de saekdong; o punto coreano.

Una de las cosas que más me apasionan de esa cultura es su tratamiento del color. En ese país todo es color. La ropa, la comida...
No sin razón, el color es parte fundamental de su cultura. El color de su traje tradicional o hanbok (en la antigüedad, claro) tenía un gran significado social, pues distinguía al pueblo de la nobleza, a las mujeres casadas de las solteras, e incluso; en la actualidad, a la madre de la novia y la del novio en las bodas.




Los colores podrían definir la cultura coreana.




También la calidad de sus bordados. Que me tienen loca y tengo unas ganas horribles de aprender. Algo difícil estando donde estoy (¿algún voluntario que me pague un viaje a Corea para aprender bodado tradicional!? Se lo agradecería de por vida)




Y me estoy dando cuenta que esta entrada no iba sobre hanboks y me estoy yendo por las ramas.
Esta entrada iba sobre una exposición de punto... Soy un desastre. La cultura coreana es una de mis debilidades, y cómo salga el tema...




Debo comenzar diciendo que mi concepto de la moda es un tanto clásico. Algunos dirían que simple. En realidad soy bastante básica.
Por eso, los modelos allí expuestos que más me gustaron eran los más "normalitos" o dicho de otro modo, los menos "extravagantes". No sé si me explico.




Cuando entré en el centro cultural, y después de distraerme viendo un videoclip de mi grupo favorito (sólo me retuvo 40 segundos, lo juro). Lo que más captó mi atención fueron, obviamente, los colores.
Las paredes y la decoración blanca, las vitrinas transparentes y el suelo de madera (la típica imagen de pulcritud asiática) quedaba completamente eclipsada por prendas tan coloridas.




Lo malo es que no se podía tocar, pero había prendas que parecían tan suaves que entraban ganas de acariciarlas.






Una camiseta azul me tenía totalmente enamorada, lástima que sólo estuviéramos la chica de recepción y yo, me la hubiera probado sin dudarlo. (Seguro que pensábais que la iba a robar, ¿a que sí? Pues no, no soy así).



Os pongo un detalle de la camiseta. Tenía pinta de ser muy fresquita. Para quien pueda interesarle. La camiseta se llamaba Magique y estaba elaborada por Kim, Mi-Young. 


Esta otra camiseta de Kim, Min-Ju también me pareció preciosa. 

Había cosas maravillosas, y otras que no pude apreciar bien. 
Este vestido, del que capté sólo el detalle de encaje me tiene completamente enamorada, para que nos vamos a engañar. 



 Y es que creo que no supieron sacarle todo el jugo a las muestras de la exposición. Uno de los vestidos que más llamaban la atención, y que, para variar, me encantó, estaba tras una columna, fuera de la vista. 


 Comprendo perfectamente que el espacio tenía sus limitaciones, y que no tuvo que ser fácil montarla. Pero la verdad... No se podían apreciar bien muchas de las prendas expuestas. 


Yo me hubiera molestado un poco más en haber puesto sobre las columnitas unos maniquíes y sobre ellos las prendas; quizás... No sé, es una idea... 

Por lo general me gustó. Y además me di cuenta que todavía hay puntos de la cultura coreana que se me escapan.

Os dejo una fotografía del  vestido que más llamó mi atención, no por que me gustara más o menos; si no por que estaba hecho de trapillo. Sí, tenía que pesar un montón...


Tengo muchísimas fotos más... Pero ya me he extendido demasiado, creo yo...

Espero que os haya gustado.

Saludos


martes, 16 de julio de 2013

Reunión IX de El Club Handmade o Entrada 100 del blog

Publicado por Nina Petit 0 comentarios


No me puedo creer que lleve ya tantas entradas....
Nada más y nada menos que 100. ¡Menudo número!!

Quiero agradecer enormemente a mis seguidoras... No sois muchas, ni este es un gran blog; pero todas y cada una de vosotras sois estupendas, y me alegro un montón de haberos conocido en este vasto mundo de internet. Mil gracias por seguir a alguien como yo; que no tiene nada especial que ofrecer. De verdad, mil gracias. :)


 Es estupendo, además, poder hacer coincidir este número tan especial con una de las reuniones de El Club.
Corresponde a la reunión IX, ya prontito, prontito hacemos un año de existencia. (También se merecerá algo especial, no os penséis).

Lo cierto es que en esta ocasión nos juntamos poquitas, es época de vacaciones y las vacaciones son sagradas jajaja
Pero eso no quita para que las que quedemos por aquí no estemos dispuestas a juntarnos y pasar un ratito juntas, con risas, actividades y por supuesto; comida.


No podría falta la empanada de Inma, ya tradición en todas las reuniones. Bea y yo no podemos vivir sin ella. Raquel trajo unos donuts que eran una perdición, y el bizcocho de Ile era toda una tentación (adiós a mi "dieta"; era imposible resistirse a manjares así... De verdad)

El taller programado para el domingo era la realización de una falda. Bueno, los patrones, aunque a algunas les dio tiempo a cortar la tela.

Nuestra maestra era Rosario, toda una experta.


Nuestras chicas son muy aplicadas, y estaban muy atentas a las explicaciones.



Era estupendo ver cómo la gente que iba al Matadero (nuestra "sede") se quedaba mirando, y en ocasiones nos preguntaba qué estábamos haciendo. 


 El calor del verano se lleva mejor en buena compañía... No hay nada como una estupenda reunión con las chicas. 



Yo me lo pasé estupendamente, como siempre.
Fue otra reunión exitosa. Y otra vez con ganas de la siguiente. Tengo un problema serio, una vez al mes se me hace muy poco. 

Cuándo y con qué actividad es una incógnita, pero espero que llegue prontito agosto para enterarme. 

Saludos. 





 

Le Petit Château Template by Ipietoon Blogger Template | Gadget Review